Buscar
  • Patricia S y Vanesa W

¿A dónde me lleva este viaje? ¿Hacia dónde viajo?

Para poder responder los interrogantes que se nos plantean cuando estamos dando el paso desde la adolescencia al mundo adulto, desde el colegio hacia la universidad, primero hay que saber qué preguntar. Es importante poder elaborar el enigma con mayor atención, interrogar antes de encontrar respuestas, y permanecer un tiempo con las preguntas, algo que suele costarnos. ¿Qué estamos buscando? ¿Hacia dónde estamos viajando? La calidad de esas preguntas nos permitirá ir esculpiendo mejores respuestas. Animarnos a elaborar esos cuestionamientos es clave para encontrarnos; para poder volver, primero, tenemos que poder perdernos, que es aceptar lo que no sabemos, atrevernos a asomarnos a caminos poco transitados, escuchar de una manera distinta, abierta, curiosa.



Para saber qué queremos hacer, tenemos que saber primero quiénes somos. Solo así y, necesariamente, este ser-hacer deberá tener un verdadero sentido, será significativo para nosotros y podremos realmente SER en lo que HACEMOS.


El taller “El viaje de tu vida” surge a partir de nuestra convicción de lo valioso que es inspirar a los jóvenes para que se animen a transitar un recorrido profundo y consciente sobre su ir arribando al mundo adulto. Dar este paso puede ser una gran aventura, si lo hacen junto a otros que se encuentran ante el mismo umbral, confiados en su fuente interna y lo que les dice a partir de la experiencia compartida, y entusiasmados por el nuevo rumbo que emprenden.


El taller se propone brindar herramientas que nos permitan sentir, de manera integral, qué es lo que tiene sentido para nosotros; entender nuestros procesos de elección; revisar las narrativas que construimos y las resonancias del entorno sobre nosotros mismos; construir a partir de descubrir quién estoy dejando de ser, quién estoy empezando a ser y qué llevo de un estadio hacia el otro; perder el miedo de cultivar nuestros talentos sin saber, verdaderamente, cuál es el futuro; reconocer cuáles son nuestras capacidades, nuestras pasiones, nuestras expectativas sobre nosotros mismos. Y, no menos importante, animarnos a crear las oportunidades adecuadas para encauzar quienes somos para generar algo mejor para nosotros mismos y los demás.


Finalmente, la propuesta es animarlos a que puedan perderse para encontrarse y escucharse de una manera mucho más auténtica. Que crucen el umbral aprendiendo de pisadas de quienes lo hicieron tantas veces en la historia de la humanidad. Junto a otros, podemos perder el miedo a este prometedor salto, y ELEGIR darlo, conectados con nuestra mejor próxima versión que puja por nacer.

36 vistas