Buscar
  • Patricia S y Vanesa W

Lo que el cuerpo nos dice acerca del liderazgo

Actualizado: 24 de abr de 2019


[Primera parte de una serie que resume una entrevista de Art Kleiner (Strategy and Business) a los creadores del Teatro de Presencia Social: Otto Scharmer y Arawana Hayashi, en 2017]


Desde Animarnos queremos compartir una metodología muy poderosa para destrabar problemas y desafíos grupales y organizacionales: el Teatro de Presencia Social (TPS). Para ello, compartiremos en 4 partes fragmentos de una entrevista super interesante a sus creadores.


Introducción al Teatro de Presencia Social


El TPS es una intervención organizacional con fundamentos en las prácticas contemplativas, la danza y la coreografía. Ofrece nuevas ideas respecto de las dinámicas organizacionales, brinda una manera de observar las relaciones objetivas y subjetivas que surgen entre diversos actores de un sistema.


Una sesión de TPS es como una escultura humana, en la que los miembros de una organización modelan las tensiones y conexiones entre sus miembros. Se hacen visibles, entre otros, las alianzas, los focos de aislamiento y frustración, y los puntos de apalancamiento que pueden mejorar el rendimiento individual y colectivo de la organización.

El psicodrama, desarrollado por el psiquiatra austríaco Jacob L. Moreno es un método similar al TPS.


Fuente: Presencing Institute

Hoy, Otto Scharmer y Arawana Hayashi se encuentran entre los investigadores más destacados en este campo. Scharmer, originario de Alemania, es profesor titular en el MIT y el autor de Teoría U: Liderar desde el futuro a medida que emerge. Hayashi, coreógrafa y acharya (maestra) de meditación afiliada con la tradición de Budismo Shambhala, es pionera en el uso de la conciencia del cuerpo para facilitar el desarrollo de liderazgo, a ella se le adjudica el aporte principal en la creación de Teatro de Presencia Social.



S+B: El interés corriente en las intervenciones personales profundas, como lo es el teatro de presencia social, sugiere que los líderes de hoy en día están empezando a darse cuenta que no están equipados para enfrentar los desafíos con los que se encuentra actualmente.

SCHARMER: Es verdad que hay un nivel más alto de escala global y de independencia. Negocios y gobiernos colectivamente continúan creando resultados qué nadie quiere - en términos de destrucción del medio ambiente y la inequidad económica. La gente está quemada, o sienten una falta de conexión real o una ansiedad profunda. Ya sea esto diferente o no, muchas de las personas que están a cargo de tomar decisiones son conscientes de que los negocios y el gobierno necesitan un enfoque diferente. Pero ellos no saben exactamente cómo cambiar su enfoque y las escuelas profesionales no enseñan las destrezas personales que uno necesita para poder afrontar estos desafíos de una manera exitosa.


Por ejemplo, el gobierno de Escocia, que es considerado innovador en las prácticas del sector público, está tratando de resolver el problema de la inequidad de ingresos en sus comunidades al cambiar la manera en la que se realizan los servicios. Los representantes del gobierno van directamente a las comunidades locales y ayudan a activar la capacidad de la gente y de los grupos que viven allí. Ellos llaman a este proceso “desarrollo de comunidades basado en el activo”. (ABCD). ABCD requiere prácticas de desarrollo de comunidad complejas - en vez de que cada agencia de gobierno opere aisladamente y maneje sus grupos locales directamente.


Dos habilidades nuevas se requieren para lograr esto. Una es la habilidad de atraer a las partes interesadas adecuadas en cada comunidad local: organizaciones no- gubernamentales, negocios y gobierno. La segunda es aplicar procesos y técnicas de liderazgo que permitan que todas estas personas puedan trabajar efectivamente, enfocados en el bienestar de todos en el sistema, no solo el bienestar de unos pocos.


Fuente: Presencing Institute

S+B: Algunos líderes tienen estas habilidades. Pero lo que usted está diciendo es que deberíamos ampliar estas habilidades a un grupo mucho mayor de personas.


SCHARMER: Exactamente. Uno de los mayores problemas del liderazgo, particularmente en los Estados Unidos, es que está visto como un atributo individual. Debería ser visto como una capacidad del sistema, lo que hace posible el poder sentir y estar presente a las posibilidades del futuro emergente. En otras palabras, necesitamos activar la capacidad colectiva de liderazgo. Si usted es un ejecutivo de negocios, por ejemplo, usted no puede ser exitoso sin influenciar el comportamiento de las demás partes interesadas, dentro y fuera de su compañía.


Muchos de ellos no pueden ser controlados a través de su jerarquía. Lo que significa que el mecanismo más importante que usted tiene es la cualidad de sus relaciones. Usted puede desarrollar esto por medio de una calidad mucho más alta de escucha y de conversación. Estas, llamadas habilidades blandas, son incluso más relevantes cuando nos manejamos dentro de actividades globales complejas.


Y si nosotros, como sociedad, continuamos pasando por estos momentos de ruptura, entonces estas habilidades se hacen aún más esenciales. Los sistemas superiores serán reinventados de cara a la crisis política, económica y ecológica que estamos atravesando hoy en día. También podemos decir que hay una crisis espiritual. La gente siente desconexión con las posibilidades del futuro. Esta desconexión se manifiesta como experiencia de sentirse quemado, deprimido y tal vez en riesgo de suicidio. El viejo modelo de negocios, que en muchos casos estaba basado en la innovación continua y marginal, no va a funcionar en este contexto. Los líderes de negocios necesitan dar un paso atrás, verse a ellos mismos y a su realidad actual desde nuevos ángulos, y entonces prototipar nuevos enfoques. Estos son los casos en los que usamos Teatro de Presencia Social.

0 vistas